Papá, mamá y valeria de camino a la playa Papá, mamá y valeria de camino a la playa

La separación

¡Hola a todos! Después de un par de semanitas de descanso volvemos con las pilas cargadas de sol, arena, salitre y sobre todo del amor de nuestras hijas y maridos. Me encanta el verano, y a Pi también, la playa, el buen tiempo, el aire libre, pero lo mejor es el poder dedicarte a la familia y los amigos, eso no tiene precio.

En mi caso este verano solo he podido coger 16 días de vacaciones, no es mucho, un poco justo para llegar a desconectar (sobre todo cuando tienes un móvil en el que recibes el correo del trabajo, llamadas, mensajes, etc…), pero he de deciros que lo hemos aprovechado al máximo, incluyendo unos días maravillosos en el camping con Pi, Toni y Oli.

Desde hacía trece meses no disfrutaba de más de dos días seguidos con Valeria y Carlos y la verdad es que nos hacía mucha falta a los tres. Las familias necesitan dedicarse tiempo, el suficiente para poder mirarnos los unos a los otros, entendernos, detectar las necesidades de cada uno y en nuestro caso, sobre todo las de Valeria. El resto del año, de lunes a viernes, nos separamos de ella para ir a trabajar dejándola una media de 6 horas en la Escuela Infantil.

Tengo que decir que estamos contentísimos, tanto con la Escuela, como con sus profesoras y el sistema educativo, pero aun así son muchas horas en las que estamos separados de ella y perdemos el control de su educación y desarrollo. Aprovecho para deciros que creo que es fundamental encontrar una escuela que te ofrezca todas las garantías y por tanto toda la tranquilidad y confianza que necesitas a la hora de dejar a tu hijo o hija en unas manos desconocidas: respeto a los ritmos de los bebés (tanto de descanso, como de comidas), una actitud comprensiva (de cariño y cercanía por parte de las educadoras), una buena alimentación, espacios al aire libre… Nosotros tuvimos mucha suerte, mi amiga Paula llevaba a su hija a esta escuela y hablaba maravillas de ella, la fui a ver y tenía claro que era el sitio ideal. La suerte es que nos dieron plaza, no es fácil, ya que es una Escuela de la Xunta de Galicia, una Galiña Azul.

Al nacer Valeria prematura, decidí juntar la baja por maternidad, con el mes de vacaciones y la lactancia. En ese momento Valeria era especialmente vulnerable, así que necesitaba atrasar la separación lo máximo posible. Es increíble que la baja de maternidad en España sólo dure 16 semanas, ¡no es suficiente!. Teniendo en cuenta que la recomendación es la lactancia materna exclusiva durante los 6 primeros meses, como mínimo deberíamos tener una baja por 6 meses, eso como mínimo, creo que 1 año sería lo ideal. Por desgracia estamos a años luz de ese ideal que por suerte ya disfrutan las madres de otros países europeos.

Lo pasé mal, como me imagino que les pasará a la mayoría de las madres, solo de pensar en el momento en el que la tuviera que dejar, aunque fuera con Carlos, me ponía muy triste. No se trataba de un día puntual, sino de años en los que solo 1 mes al año le podría volver a dedicar todo mi tiempo. Así que me incorporé el 15 de julio de 2013 y no he vuelto a tener vacaciones hasta el 3 de agosto de este año. Como os decía, solo pude disfrutar de 16 días, breve pero intenso y me ha vuelto a pasar algo similar. La conexión de los tres ha sido perfecta, mi conexión con Valeria genial. Entre otras cosas, hemos vuelto a tomar las riendas de su alimentación y no veáis como se le nota, es mucho más receptiva con la comida y ha engordado, ¡hasta tiene la barrigola redondita! Ha pasado de estar en la escuela varios días sin comer prácticamente nada, a comer muy bien todos los días, salvando un par de días complicados. Ahora estaréis pensando cómo podemos estar contentos con la escuela, pues lo estamos porque conocemos a Valeria, para que coma tenemos que inventar mil cosas y somos conscientes de que esto sus profesoras lo pueden hacer hasta un límite, nos consta que se esfuerzan para que coma, pero claro, son 8 niños y no pueden dedicarle todo el tiempo a ella.

Como os decía, de nuevo me quitaba el sueño separarme de ella, dejarla hasta las próximas vacaciones, ¿qué pensará? Cuando estamos juntas es mamá adicta, creo que quiere sacarme todo el partido posible para compensar las horas en las que no estoy con ella. Me consta que lo pasa bien cuando no estoy, pero claro, no es lo mismo, es muy pequeña para estar sin mí y sin su padre.

Estos últimos días está con Carlos, pero el jueves empezamos la incorporación en la escuela para el nuevo curso. Estamos muy ilusionados, como os decía estamos encantados. No sabemos cómo reaccionará, el primer año la adaptación fue muy rápida y la hizo con su padre. Este año hará conmigo los 4 primeros días y esperemos que pase lo mismo, ya os contaré.

Besitos,

g.

2 comentarios

  • Mimos
    Mimos 4 Septiembre, 2014 12:09 Enlace al Comentario

    ¡Gracias Ele! Seguro que tienes razón. A veces pienso que sufrimos más nosotros que ella, o por lo menos sufrimos de una forma más consciente.

  • Elena
    Elena, 3 Septiembre, 2014 01:09 Enlace al Comentario

    Seguro que va ir todo bien pinchi!
    Valeria es una todoterreno, y aunque está claro que va a notar el cambio de estar con vosotros, estoy también segura que se adaptará perfectamente e irá tan contenta como el curso anterior.
    Muac.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.