Ilustración de Valeria realizada a boli por @davidrodriguezsimon Ilustración de Valeria realizada a boli por @davidrodriguezsimon

Inteligencia emocional

Educar las emociones es fundamental para el correcto desarrollo personal e intelectual de las personas. Hace tiempo leí un artículo sobre un cuento que servía para educar las emociones, el título es Emocionario, me resultó muy interesante y lo apunté para investigar sobre él, pero era algo que tenía pendiente.

Hace unos días asistí a una charla-taller que organizaba el AMPA de la escuela infantil de Valeria: “Taller de inteligencia emocional. Educar las emociones”, en la que nos explicaron algunas estrategias para lograrlo con nuestros hijos y la verdad es que me ha provocado muchas inquietudes. Lo impartió Eva Ovenza, madre de un ex alumno del cole y Psicóloga.

Me he dado cuenta de que nos preocupamos por enseñar a nuestros hijos a hablar, enseñarles vocabulario, otros idiomas, nos esforzamos porque compartan el tiempo con otros niños y aprendan a interactuar entre ellos, que se enriquezcan con un montón de estímulos y situaciones, pero por lo menos yo, jamás me había parado a pensar que debía enseñarle a Valeria a distinguir entre las distintas emociones, sí la escuchamos y le preguntamos si está contenta, si está bien, si necesita algo…pero sin profundizar en los cientos de términos diferentes que pueden definir y diferenciar sus sentimientos. Quizá sea así porque ni nosotros mismos somos capaces de utilizarlos correctamente, ni de definir nuestros estados de ánimo en función de las emociones. Y la cuestión es que esto es fundamental para poder tener un buen desarrollo emocional y una correcta comunicación con los demás.

Eva nos explicaba que a diferencia del coeficiente intelectual, la inteligencia emocional es una habilidad, no un rasgo, por lo que se puede educar y además lo podemos hacer a cualquier edad. Pero además hoy he leído que el cociente de éxito se debe en un 23% a nuestras capacidades intelectuales, y un 77% a nuestras aptitudes emocionales. Estos datos me parecen interesantísimos, si somos capaces de educar correctamente nuestra inteligencia emocional, sabremos gestionar mejor nuestros sentimientos y seremos personas más felices.

Me gusta mucho la definición que da la wikipedia, creo que es muy clara: La inteligencia emocional agrupa al conjunto de habilidades psicológicas que permiten apreciar y expresar de manera equilibrada nuestras propias emociones, entender las de los demás, y utilizar esta información para guiar nuestra forma de pensar y nuestro comportamiento.

Vale, está claro que educar las emociones es algo fundamental, pero ¿cómo hacerlo? ¿cómo enseñarles a nuestros hijos a reconocer sus emociones, a expresarlas y a auto regularlas?. Rebuscando en el blog de Eva encontré el post Es pequeñ@ no se entera en el que cita las que considera las reglas de oro, las cito textualmente y entre paréntesis os lo explico tal y como lo entendí yo en la charla:

  • Observa y escucha con atención lo que hace o dice. Dedícale tiempo de calidad. (Cuando Eva habla de tiempo de calidad se refiere a dedicar tiempo, aunque sea poco, pero dedicado 100% al niño, no vale estar con él y al mismo tiempo poner la lavadora, ver la tele o estar contestando WhatsApp)
  • Demuestra que sus sentimientos son importantes y que os importa lo que hace y lo que siente. (es decir, mostrar interés tanto por lo que dice, como por lo que siente y hace, interesarnos por sus juegos, sus fantasías, sus inquietudes)
  • Habla sobre las emociones en familia, hace más fácil que los niños/as las reconozcan y puedan ponerles nombre con más facilidad. Jugar al reconocimiento de emociones, caras, a través de los cuentos, dibujos animados, etc, es una forma muy fácil de trabajarlas. (Nos ponía de ejemplo una familia que durante la cena cada miembro hablaba sobre cómo había sido su día y les sorprendió como de repente su hijo empezó a incorporarse a esta práctica)
  • Permite que se exprese aunque tengamos prisa. (Los mayores siempre tenemos prisa, siempre miramos el reloj…debemos tomarnos todo con más calma, sobre todo en lo que se refiere a nuestros hijos, ellos necesitan nuestra atención, necesitan que les demostremos que nos importan y son importantes)
  • Ofrece un ambiente familiar comprensivo y respetuoso. (Esta regla es básica, el respeto es fundamental, los niños también tienen opinión y debemos respetarla y por supuesto ser comprensivos. Es verdad que a veces quieren hacer cosas en el momento menos oportuno, pero existen formas y formas de explicarles las cosas)
  • Propicia que hagan amistades y conozcan gente. (Creo que es algo fundamental)
  • Enseña a “ponerse en los zapatos del otro”. (Si hacen algo mal, por ejemplo pegar, no llega con decirles que pidan perdón, eso al fin y al cabo es una regla social de educación, lo importante es que entiendan que no se pega porque hacen daño. Explicarle que el otro niño llora porque le ha dolido, que está triste, qué crees que siente, te gustaría que te pegaran a ti…)
  • La inteligencia emocional se desarrolla mediante la observación y la imitación, por esto le corresponde a la familia servir de ejemplo, y modelo. (Esto es como todo, no puedes obligar a tu hijo a comer fruta si jamás te ha visto comer una manzana…al final te va a decir que la comas tú).

Como veis son reglas lógicas y de sentido común. Entre todos los puntos me resulta muy interesante el tema de enseñar mediante juegos y cuentos. Os acordáis del cuento que cita al principio, Emocionario, pues fue uno de los que Eva enseñó como un ejemplo de cuento a través del que se puede educar las emociones de los niños. Pero existen muchos más y también juegos, puzzles...

He estado buceando por la red y he hecho una selección de juegos:

  • Nos imitamos: Jugar a imitarnos. Podemos hacerlo sólo mediante movimientos o gestos faciales o jugar a imitarnos utilizando todo el cuerpo. También podemos imitar sonidos, como los de los animales después de que lo haga otro.
  • Fotos: Se trata de poner fotos con personas conocidas en el suelo y después decirle al niño que busque entre las fotos a alguien, así estamos ayudándole a familiarizarse con los demás y hacer que presten atención a detalles característicos de las caras, reforzando sus habilidades para comunicarse de forma no verbal.
  • Nos miramos: mediante el uso de espejos podemos ayudar al niño a desarrollar la autoconciencia. Se trata de jugar de cara al espejo.
  • El reto: tratamos de presentar pequeños retos a los niños, pudiendo animarles a tirarse a una colchoneta desde una altura determinada, con o sin ayuda (para aquellos niños que demuestren conductas de miedo podemos colocar escalones, más cojines o los “acompañaremos” en la acción de saltar). Con esta actividad, lo que conseguiremos es ayudarlos a conocerse mejor ante los retos y los estimularemos a afrontar nuevos desafíos.
  • Aprender a interpretar las expresiones del rostro: Podemos nosotros poner distintas caras, o buscar imágenes en cuentos, revistas en internet y enseñárselas para que intenten entender los diferentes sentimientos y emociones que se expresan con la cara.

También os dejo algunas referencias de cuentos recomendados para la educación emocional:

  

Nosotros ya hemos empezado a trabajar la inteligencia emocional con Valeria, pero también Carlos y yo estamos intentando mejorar en este aspecto, ya os contaremos cómo nos va, ahora os invitamos a que vosotros también lo hagáis con vuestras familias.

Besitos,
g.

4 comentarios

  • Mimos
    Mimos 19 Marzo, 2015 10:03 Enlace al Comentario

    Qué bien Chus, Nora es muy afortunada por tener unos padres como vosotros.
    Muchísimas gracias por tu comentario y por leernos!!!!!

    Besitos,
    Mimos.

  • chus
    chus, 19 Marzo, 2015 04:03 Enlace al Comentario

    Me ha encantado este post!!! nosotros también hemos empezado a trabajar las emociones, y como bien dices, los tres, no solo con Nora también los papis lo estamos haciendo y que bien nos lo pasamos!!!!
    Besitos

  • Mimos
    Mimos 18 Marzo, 2015 12:03 Enlace al Comentario

    Estamos totalmente de acuerdo Elena. En las escuelas infantiles en general sí se preocupan, pero es cierto que en la "Escuela de mayores", como los consideran "mayores" e "independientes" no le prestan nada de atención, salvo en alguna escuelas muy especiales, que por desgracia no abundan y por lo tanto no están al alcance de todos.

    Nos alegra que en tu familia consideréis la inteligencia emocional como algo fundamental, estamos seguras de que formaréis a unas personas magníficas.

    Un beso, gracias por leernos y por tu comentario.
    Mimos.

  • Elena
    Elena , 17 Marzo, 2015 10:03 Enlace al Comentario

    Super importante. Para mi ha sido un reto este tema con A., debido a su alta sensibilidad, siempre lo he considerado uno de.los aprendizajes más importantes en su desarrollo. Indispensable para desarrollar todas sus competencias de cara al futuro.
    Es una pena que sea el gran olvidado, y seria de gran ayuda que cada vez más se diese a conocer no sólo a nivel familiar, sino escolar. Es una asignatura pendiente.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.