Mamá nunca quiere equivocarse... Mamá nunca quiere equivocarse...

El final de la lactancia materna

Tal vez me estoy equivocando, pero cuando te estrenas en esto de ser mamá no estás segura de casi nada de lo que haces.

Olivia y yo hemos pasado la frontera de los 24 meses de lactancia, y siento que no tengo fuerzas para continuar. Cuando nos decidimos por la lactancia materna sabíamos que no sería un camino de rosas, sin embargo tengo que decir que estos dos años han sido geniales. Sin duda, si algún día decidimos aumentar la familia, repetiremos la experiencia. Pero ahora toca descansar.

Y digo descansar porque es así como me siento: cansada física y anímicamente y a la vez feliz, muy feliz. OLIVIA es lo mejor de nuestras vidas. Olivia y Toni son lo mejor de la mía.

No empezamos nada a ciegas, o no a ciegas del todo. Después de leer a Carlos Gonzalez las intuiciones se hicieron realidades y sus consejos reforzaron nuestra decisión.

Me ha costado mucho dar el paso. Hace unos meses pensaba en que no me sentiría bien si no cumplía con la recomendación de la OMS de prolongar la lactancia dos años, y no encontraba motivos para no cumplir con ese (mi) objetivo. Pensaba que al lograrlo me sentiría liberada y con más argumentos para tomar la decisión. Algo de eso hay, pero para mi es inevitable pensar en si sería mejor continuar, si esperar a que sea ella la que decida... Sé que no me tengo que justificar. Que nadie elija la opción que elija tiene que hacerlo. Sin embargo necesito buscar dentro de mí eso que haga que mañana no me eche atrás en mi decisión.

He pensado en escribir durante unos días lo que va sucediendo, para que lo leas cuando seas grande, mi niña.

Estamos de vacaciones y hoy, 30 de marzo de 2014 ha sido el primer día completo sin teta. No se diferencia demasiado de un día cualquiera, porque durante la semana solamente mamas a la hora de dormir, por la noche. Los findes sueles hacerlo también en la siesta de la tarde, que durante la semana duermes en el colé. Así que hoy hemos tenido dos sueños difíciles.

(No sé muy bien cómo hacerlo, y seguramente al leerme se os ocurra alguna alternativa o consejo que ya os agradezco me hagáis llegar). Hoy se me ha ocurrido hablarte, abrazarte tanto o más que en todos los sueños y decirte que te quiero muchísimo mientras te doy miles de besos y te explico que ya no podemos seguir, que mamá necesita descansar, que se ha terminado.

Lloras y te enfadas conmigo. Sé que me necesitas, que quieres calor y mimos, y sentirme contigo. Siempre estaremos contigo. Yo también te quiero y necesito tu calor y tus mimos, y tus lágrimas lo hacen todo más difícil, pero quiero pensar que cuando lo superemos tendré fuerzas nuevas y todo será mejor.

Al escribirlo me dan ganas de llorar. Arrebatos de dramamamá. 

¿De verdad nunca falla el amor? Perdóname si me estoy equivocando.

tired-and-happy

(más mamimensajes o bebesmensajes o muchas cosas más)

 Actualización: Han pasado dos semanas desde que comencé a escribir este post y las cosas están muchísiisismo mejor. Ya no lloramos al acostarnos, ahora Olivia pide el tete y el colito de mami, algo así como que la abrace contra mi hasta que se quede dormida. A ratitos cantamos, o dormimos a alguna muñeca con nosotras, pero lo cierto es que vamos avanzando bien. Además hemos vivido diferentes situaciones que, de forma más o menos egoísta, me han hecho sentir cierto descanso, como una comida familiar fuera de casa en la que consigue dormirse en un colo que no es el mío cuando unos días antes tendría que ser conmigo enganchada al pecho. ¡Y no pasaría nada! Me sentí rara y un poco triste en esa situación, pero no hay nada que no se solucione cuando se despierta y me da un mimo (que es un abrazo de esos que aprietan y son malas largos) con un te quiero mucho mamá.

Tengo que decir que en estas dos semanas hemos logrado optimizar mucho el descanso de las dos, y también el proceso de sueño, y aunque todavía nos queda para dormirnos tan rápido como con la teta, estamos ganando en tiempo de lectura en camita y en bienestar con el colecho hasta que pasemos a la siguiente etapa.

Ahora tenemos una nueva preocupación: introducir la leche en su dieta. ¿Algún consejo? ¿Qué tal vuestra experiencia?

p.

2 comentarios

  • Mimos
    Mimos 14 Abril, 2015 01:04 Enlace al Comentario

    Muchas gracias por tus mimos Elena, y por formar parte de la vida de Olivia. ¡Qué suerte tenemos!

  • Elena
    Elena, 14 Abril, 2015 12:04 Enlace al Comentario

    Oli es feliz. El vínculo especial que tenéis nunca se romperá...

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.