De rebajas

No sé si os pasa pero a mí me gusta ir de compras. Me encantaría tener una de esas tarjetas sin límite para darme todos los caprichos del mundo. No sólo para comprar cosas, objetos, sino también para viajar por el mundo y todo tipo de aventuras. Siempre me ha gustado pasear por las tiendas aunque no me sirviese la ropa que estaba viendo pero me doy cuenta de que, últimamente, sólo me conozco las colecciones infantiles de las tiendas de moda y decoración.

Ir de rebajas se ha convertido, casi como ir de compras en general, en salir a comprar cosas para Olivia. Y he de decir que me encanta.

Me gusta aprovechar las rebajillas y comprar ropa que tenía fichada en temporada muchas veces pensando en el siguiente año. De momento la cosa nos funciona bastante bien y vamos acertando con los tamaños. Y, sobre todo, me da mucho gusto que empiece el otoño o el verano y tener algunas cosas guardadas. Las voy sacando del armario en función de los grosores, del momento que toca, y no pienso en las cuentas para volver a empezar. 

También os diré que en temporada algo cae eh! Es que hay cosas tan bonitas!! Me dan mucha pena los cambios de estación cuando sé que no voy a volver a ponerle esto o aquello... Qué pena la ropa que se queda nueva tantas veces y vivan los bebés de las amigas que van reutilizando lo que se ha quedado pequeño y te pasan lo que ya no les sirve a sus niñas! :-)

Eso sí, en ocasiones las tallas con los peques se convierten en una odisea. Que si en esta tienda las partes de arriba tienden a ser pequeñas, que si en esta tienda las partes de abajo suelen ser demasiado grandes, que si aquí talla 2 significa de 1 a 2 y aquí a partir de 2, osea, de 2 a 3. ¿Por qué no se pondrán de acuerdo?. Un truco que utilizo a veces es mirar la altura y no la talla en las etiquetas. Normalmente en la ropa de bebe y hasta los 3 años además de la edad se indica la altura con la que se corresponde y este dato puede servir de guía.

Otra cosa que también me sucede cuando voy de compras para Olivia es que algunos modelitos tienden a parecerme exageradas para una niña tan pequeña, y lo digo pensando en algunas compras para el próximo verano. No entiendo muy bien que tiendas como Zara tengan exactamente el mismo diseño para niñas de 3 años que para preadolescentes de 12. ¡Normal que cuando llegan a esa edad ya no quieran comprar en la tienda! Lo que es demasiado infantil para unas es demasiado "de chica" para las otras.

Me estoy acordando de una conversación que mantuvimos un día sobre pintar las uñas. Es una de las cosas que va por modas. Ahora mismo se llevan de mil colores y a Olivia le encanta que se las pinten. Normalmente se encarga su madrina. Comentábamos un día que cuando son pequeñitas te parece todo fantástico pero que dentro de unos años ya no nos gustará tanto que hagan cosas que no se corresponden con su edad. Seguramente lo de pintar las uñas es una tontería, pero es una de esas que sirven para pensarlas y darle una vuelta, como tantas pensaréis!

Volviendo a las rebajas, la única cosa con la que no me atrevo de un año para otro es con los zapatos, al menos con los que son de temporada muy definida, como las sandalias o las botas.

¿Y vosotras? ¿Cómo organizáis las compras?

p. 

*Imagen de cabecera  vía

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.